Autor: Brayan A. Barreto Romero y Juan Esteban Toro Montes.

Asesor: Jennifer Bernal Riveros: Psicóloga – Docente

El contraste entre la pedagogía clásica y la pedagogía liberadora.

El profesor y el alumno son el tema principal dentro de esta pedagogía liberadora, siendo que el profesor motive al estudiante  aprender sobre su clase y se interese en el tema propuesto por este, pues simplemente el estudiante no prestará atención si no es inducido a aprender, y si el estudiante por su parte no aporta nada a la clase y solo se dedica a escuchar y escribir lo que dice el profesor, básicamente no sería un buen aprendizaje, solo se convierte en una clásica enseñanza. Pero Friedrich Nietzsche, que con un pensamiento crítico y no convencional, espera por un ´´más allá´´ este gran filósofo que cambió la historia de la pedagogía, creyendo que si el maestro se esforzara por crear un hombre que no solo fuera básico y simplista en cada área de su vida, todo lo contrario, el maestro debe formar un hombre valiente, crítico y racional, ya que con un buen maestro se hace un buen aprendiz, ya como decía Paulo ´´la educación no cambia el mundo: cambia a las personas que van a cambiar el mundo´´.

¿Pero puede este tipo de enseñanza crear a alguien con estas características, alguien que desarrolle un pensamiento diferente a los demás, alguien que por fin abra los ojos? La clave es la conexión entre el estudiante y el maestro. Un gran problema es la pedagogía clásica, que ha sido la forma de enseñar por parte de los maestros, los cuales con simples métodos que pretenden enseñarles a los estudiantes temas que viven diariamente, historia, su realidad, entre otros; sin embargo  la pedagogía liberadora, se esfuerza por enseñarle al alumno temas importantes, influyentes y que ayuden a cambiar su percepción sobre el  mundo, porque si no se les da una buena educación a los estudiantes, ellos se conformarán y se moldearán para un mundo básico y lleno de engaños, en otras palabras, un choque con la realidad como se evidencia hoy en día en la sociedad la cual con buenos recursos prefiere pertenecer a una zona de confort y usan su básico conocimiento para satisfacer sus necesidades básicas.

El ser humano, un ser que desde que nace aprende algo nuevo todos los días, desde equivocaciones, hasta aprendizaje de un maestro, este ser aquel que desde adolecente tiene que saber afrontar la realidad, ¿y cómo logrará afrontarla, con sus simples, básicos y clásicos conocimientos, los cuales no tienen ningún ideal fijo? La respuesta está en la pedagogía liberadora, aquella pedagogía que mejore al estudiante, que lo convierta en un ser racional y crítico ante la vida, que sepa tomar buenas decisiones que influyan en su diario vivir, en otras palabras que se convierta en un ´´superhombre´´, ´´Friedrich Nietzsche y Paulo Freire, maestros con el mismo ideal´´.

Los estudios realizados, comproban que los estudiantes prefieren un maestro que se relacionará con ellos mediante su clase y que los preparará directamente (desde el punto de vista del maestro e indirectamente desde el punto de vista del estudiante) a la realidad que afrontan y afrontarán, tanto personal como reflejada en los aspectos de su diario vivir. Friedrich Nietzsche expuso y enseñó la educación desde un punto de vista que nadie conocía o aplicaba, si existe un buen maestro o si este pone interés y una misión a su enseñanza, entonces este tiene la capacidad de crear un ´´superhombre´´ el cual fuera valiente, un ser pensante, fuera del simplismo en el que vivía y crítico en cada aspecto de su diario vivir, para así salir de su ignorancia y ser capaz de cambiar al mundo.

Hoy en día se observa que los pocos ´´superhombres´´ existentes tratan de sacar de la ignorancia a las personas, tratan de cambiar al mundo, pero en todos los casos la respuesta no es satisfactoria, ya que existen muy pocos maestros que atienden y hacen parte de la educación que Nietzsche planteó y estudiantes que dan una mala respuesta a esta manera de enseñar.

Pero Paulo Freire, innova y mejora la teoría de Nietzsche, ya que en su punto de vista no solo el maestro debe crear al ´´superhombre´´ sino que este mismo tiene que aportar para convertirse en el hombre ideal que planteó Nietzsche, en otras palabras, la función que crea este ´´superhombre´´ es del maestro y del alumno que quiere convertirse en un ser con capacidades de afrontar la realidad.

Paulo, dice que el maestro debe tener un gran interés por su clase, por la manera en la que enseña, forma, prepara y ayuda a su estudiante a convertirse en un ser crítico, racional, respetuoso, responsable, que pueda solucionar sus problemas, un ser pensante, que nunca sea simplista y así se crearía un ser que con la pedagogía liberadora, pudiera cambiar al mundo.